“La respuesta es sencilla: NO, no lo sabemos hasta que habla.”

 

Puede que a muchos les parezca contradictoria esta negación, pero lo cierto es que cuenta con respaldo científico y con la verdad de su parte.

 

La mayoría de los bebés nacen con genitales de uno u otro sexo, hombre o mujer, pero esto no quiere decir que podamos catalogarlos en uno u otro lado. Cuando el pequeño comience a hablar será quién nos diga cómo se siente realmente y cuál es la identidad propia. Estos niños y niñas se conocen como transexuales.

 

Las personas transexuales nacen en un cuerpo equivocado, contrario al sexo que sienten.

 

Desde hace años se ha considerado que inequívocamente los genitales demostraban el sexo de la persona. Cuando el médico dictaminaba qué genitales se veían en la pantalla, los padres y madres ya sabían cómo tenían que decorar su habitación, comprar su ropa, accesorios, juguetes… de color rosa para la niña y de color azul para el varón. Lamentablemente lo único que ha generado esto es un sesgo más grande entre los hombres y las mujeres, que ha perdurado hasta nuestros días.

 

Pensad un segundo, ¿no se siguen comprando cosas rosas para las niñas y cosas azules para los niños? ¿Tú también lo haces?

 

Hace unos años, no tantos como pueda parecer, las personas transexuales eran negadas. Se les negaba su existencia. No se les entendía. “¿Cómo puedes sentirte hombre si has nacido con genitales de mujer? ¿Cómo puedes pensar que eres mujer si eres físicamente un hombre?” Se les decía. Por suerte la sociedad va cambiando, evolucionando… y cada vez somos más abiertos de mente y más comprensivos ante las mil y una realidades que se abren ante nosotros.

 

Todas las personas, antes de nacer, estamos programadas genéticamente para sentir nuestra identidad de un sexo u otro, la cual puede corresponder o no, al nacer. El hecho de que físicamente parezcamos una cosa, no tiene que condicionar nuestra vida si la queremos vivir contraria a nuestra apariencia. Vivimos en una sociedad que en gran parte solo juzga la estética, el físico, la forma de vestir, el pelo… pero somos mucho más que nuestra fachada.

 

 

Siguiendo esta misma línea Chrysallis, Asociación de Menores Transexuales, ha sacado a la luz una campaña muy interesante bajo el lema: “hay chicas con vulva… y chicas con pene. Hay chicos con vulva…. Y chicos con pene”, para dar visibilidad a todo el colectivo Transexual. Esto da pie a que las personas desde pequeñitas conozcan que hay diferentes identidades a las que se conocen, que no todo es blanco o negro y que existen multitud de matices por descubrir.

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies