“Recuerdo que de pequeña mi madre me decía esta frase. Al principio no la entendía, pero a medida que fue pasando el tiempo fue cobrando sentido.”

 

Es cierto que cada vez tenemos más ocupaciones. A falta de un trabajo bien remunerado, tenemos tres, que nos absorben la vida como si fueran vampiros energéticos. Nuestros hobbies o actividades quedan para los fines de semana, o quitamos horas de sueño para poder seguir haciéndolos. Y ya no hablemos de tener vida social. Intentamos de mantenerla durante los fines de semana, en festivos o en vacaciones. Eso sí, ahí es cuando te das cuenta quién te valora de verdad.

 

Quien de verdad te quiere se acuerda de ti

 

pexels-photo-118033-large

 

No digo que todos los días esté encima de ti enviándote mensajes o realizando llamadas telefónicas. No. Lo que quiero decir es que esa persona, aunque sea una vez al mes o cada quince días, te envía un mensaje preguntándote qué tal estás. No por querer nada. No. Simplemente para saber cómo te ha ido la vida durante ese tiempo.

 

A lo largo de las diferentes etapas, por nuestros trabajos, actividades, amigos… Van entrando diferentes personas en nuestra vida, que pueden hacerla mejor y más llevadera o totalmente nefasta.

 

¡ELIGE!

 

Es muy importante que aprendas a elegir bien quién se debe quedar contigo. Valora solamente a aquellos que te valoran, no a aquellos que solo te buscan para contarte sus problemas y sus vidas, cuando a ti no te hacen ningún caso. Los amigos están ahí para escucharte, para valorarte, para quererte… pero si solo recurren a ti como su “solución de problemas”, aléjate cuanto antes. Lo único que harán será quitarte la energía y la vitalidad hasta que termines aborreciéndolos.

 

Trata con prioridad a quién se la merece y no a quién te trata como opción

 

pexels-photo-2

 

Debes saber que la organización es un arte, pero como todo buen arte se puede perfeccionar. Todos tenemos poco tiempo libre en este mundo tan caótico, pero cuando nos interesa realizar una actividad, ¿a qué sacamos tiempo? Pues lo mismo sucede con las personas.

 

Evalúa detenidamente cuánto das por esas personas y cuánto te devuelven. No, no estás siendo egoísta, es ser realista. Las relaciones son recíprocas y cuando no valen la pena debemos ser fuertes para poder abrir los ojos antes de darnos un golpe contra el cristal.

 

¿Cómo saber si eres el plan B?

 

pexels-photo-89820

 

Averiguar si eres el plan B de una persona es más fácil de lo que puedas pensar. Pueden darse muchas situaciones, algunas de las más destacadas son:

  • Durante un tiempo fuiste muy importante para esa persona, pero ahora da prioridad a otras.
  • Siempre te dice que quedará contigo dependiendo lo que le diga su pareja o su amigo X. Aquí estaría dando prioridad a esa persona.
  • No te avisa para ir a tomar algo o dar un paseo, eres tú el que da el primer paso en todo momento.
  • Queda en avisarte, pero al final no lo hace; se le olvida o le surgen otros planes.

 

Debo decir que las relaciones humanas son complicadas en la medida que nosotros queramos complicarlas.

 

La vida es fácil y sencilla, podemos ser felices con pocas cosas o con prácticamente nada. Todo depende de si nos gusta ver el vaso medio vacío o medio lleno. Así que elige, quédate con lo bueno y aléjate de lo que más te perjudica.  

 

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies