“Cuando hablamos de la palabra “sexo” de forma casi automática pensamos en dos personas realizando una penetración. Cierto, ¿o no?”

 

Realicemos un ejercicio para comprobarlo

A continuación quiero que cierres los ojos. Imagina que una pareja lleva mucho tiempo hablando y nunca se han visto en persona. Ese día van a conocerse, pasar la noche juntas y ver qué sucede hasta el día siguiente. Para ello han reservado una habitación en una bonita casa rural. La habitación tiene una cama de matrimonio muy grande en la parte central, dos mesillas, una a cada lado y, una chimenea justo en frente.

 

Cuando quedan se encuentran en esta habitación, con el fuego crepitando y calentando el ambiente, ¿qué crees que sucede después?

 

(Piénsalo detenidamente. No puedo saber si realizas este ejercicio, pero confío en que sí lo hagas. Emplea 5 minutos para ello y luego, sigue leyendo).

 

 

¿Qué ha sucedido?

Seguramente la mayoría de personas hayan pensado en lo siguiente:

  • Una pareja heterosexual (hombre y mujer)
  • Joven (20-35 años)
  • Atractivos a nivel físico
  • En la escena se besan, se acarician y pasan al coito, o penetración, que finaliza cuando él alcanza el orgasmo, o cuando ambos lo alcanzan juntos.

 

Si este es tu caso, no te preocupes, la mayoría responden esto. Si por el contrario, has salido de la norma o lo habitual, ¡te felicito! Los estereotipos culturales nos han condicionado tanto que muchas veces nos cuesta pensar más allá de ellos.

 

Podría ahondar en el tipo de pareja, en la orientación, en la edad… pero en este artículo hablaré de la penetración.

 

¿Creemos que el pene es el equivalente a la vagina?

 

¡MENTIRA!

 

El equivalente al pene masculino es el clítoris, así que es muy probable que muchas mujeres no alcancen el orgasmo con penetración. Sin embargo, se sigue transmitiendo una y otra vez que la práctica erótica estrella es el coito.

 

El clítoris es la parte más importante de la vulva. Así que debe prestársele la atención que merece, pero eso sí, sin minusvalorar al resto del cuerpo.

 

Prácticas eróticas alternativas

 

 

Dejando a un lado el coito o penetración vaginal, voy a contarte algunas prácticas eróticas que podéis llevar a cabo sin caer en el típico tópico.

Sexo oral

Acariciar, lamer, chupar… los genitales. En la mujer, centrarse más en el clítoris, ya que es la zona que la llevará al éxtasis.

 

Masturbación: junto con la anterior, las más conocidas

Consiste en la masturbación de uno mismo o de la pareja, con la ayuda de las manos, de algún juguete sexual o de la lengua. En la mujer, masturbar el clítoris principalmente, aunque con mucho cuidado ya que algunas personas lo tienen muy sensible. Si así lo decidís, puede combinarse con la introducción de un dedo en la cavidad vaginal mientras se estimula el clítoris con la otra mano, con la de ella, o con la lengua.

 

Recorrido corporal

Acariciar, lamer, chupar… Toooddaaaaa la extensión de nuestro cuerpo. La piel es el órgano con más terminaciones nerviosas del cuerpo, ¡exploradlo todo! Seguro que descubrís zonas de verdadero éxtasis.

 

Los pies, las manos, el cuello…

Deteneos en estas zonas y poned especial atención. Un buen masaje puede desencadenar el deseo sexual de vuestra pareja e incluso, puede, que algún orgasmo.

 

Orgasmos atípicos

¿Qué son? Aquellos considerados “no normales”, como si tuviéramos un diccionario de lo que es “normal”… Este tipo de orgasmos se producen en zonas diferentes a los genitales (porque claro, se considera que lo normal es que estén focalizados en estas partes), como son los pezones, la oreja, el cuello, las costillas, los pies, etc.

 

En definitiva, cada persona es única y diferente, así que deberéis explorar vuestros cuerpos con el objetivo de hallar aquellos puntos que os harán sentir más placer. Es importante no quedarse con los convencionalismos. Está bien que realicéis la penetración si así os gusta, pero que también abráis el abanico de vuestras prácticas eróticas.

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies