“A lo largo de los años se ha considerado el sexo anal como un tabú. Una práctica erótica relegada a un segundo plano, con más detractores que gente a favor. Por suerte, ¡esto ha cambiado!”

A continuación, una serie de pasos a tener en cuenta sobre como tener sexo anal por primera vez.

 

Higiene en el sexo anal ¡ante todo!

 

Aunque realicéis lavados rectales, es conveniente utilizar siempre un preservativo. En el ano siempre quedan substancias fecales que pueden dar lugar a infecciones no deseadas. Además, si se introduce el pene en esta cavidad, puede romper alguno de sus vasos sanguíneos, por lo que estará más expuesto a contraer infecciones de transmisión genital.

 

Además, un dato a tener MUY en cuenta. Jamás debes introducir el pene en la vagina después de haber estado dentro del ano, ya que es un foco de infección muy grande. Cambiad el preservativo antes de cambiar de práctica.

 

La lubricación artificial es OBLIGATORIA

 

 

Debes saber que el ano es un conducto que no tiene ningún tipo de lubricación natural. No es como la vagina o la boca, donde existen una serie de mucosas que segregan substancias. Por eso mismo es conveniente que utilices un lubricante y si es de silicona, mucho mejor. Este tipo de gel es más resistente que el de agua, por lo que ayuda mucho más durante la relación.

 

Trata de relajar tu cuerpo

 

De forma automática el esfínter anal va a contraerse. Estás tratando de introducir un objeto y no está acostumbrado a ello, así que es normal esta reacción. Trata de relajar esta zona de forma consciente. Focaliza tu atención en ella y permítete disfrutar. Una vez comience la penetración, es importante que os dejéis llevar.

 

Paso a paso en el sexo anal

 

 

La penetración anal no se consigue de la mañana a la noche. En muchas ocasiones requiere de varios intentos antes de lograr introducir el pene. Antes de nada, la persona debe estar muy excitada, a la vez que relajada. Si no, la penetración será imposible.

 

Debéis comenzar introduciendo la punta de un dedo, con mucho lubricante. A medida que se sienta cómoda, se podrá ir introduciendo la siguiente parte. Luego, dos dedos y así paulatinamente. Eso sí, ¡recuerda! Es un proceso lento, así que con calma. No intentar forzar la situación o la persona dejará de sentirse a gusto. También podéis utilizar un pequeño juguete anal de iniciación, de tamaño pequeño.

 

Movimientos bajo control

 

Una vez logréis la penetración con el juguete o el pene, lo que queráis, debéis tener en cuenta el ritmo de los movimientos. Lo mejor es que la persona que está siendo penetrada lleve el control, con el fin de parar cuando sienta dolor o acelerar la cadencia cuando lo sienta mejor.

 

¡RECORDAD! El sexo anal debe practicarse cuando la persona está muy excitada. No implica un proceso de “hoy introduzco un dedo, mañana dos, pasado tres”. NO. Cada persona tiene su propio ritmo. Puede que hoy se introduzcan dos dedos, pero mañana se pueda meter solamente uno.  

Lo más importante: disfrutar de vuestra erótica, sin complejos, ni tabúes.

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies