La disminución del deseo sexual se debe a diferentes factores, no es igual en hombres y en mujeres, ambos necesitamos estímulos muy diferentes. ¿Quién dice ahora que somos iguales?

 

La libido es el deseo sexual que tiene una persona hacia las relaciones eróticas. Dependiendo del momento en el que nos encontremos esta puede ser mayor o menor. Por ejemplo, al comienzo de una relación suele estar por los aires, solamente pensamos en mantener relaciones sexuales con nuestra pareja sin importarnos cuándo, dónde y cómo. Si bien, a medida que el estrés hace mella en el día a día, el deseo sexual se ve perjudicado, independientemente de la etapa en la que nos encontremos de nuestra relación.

 

¿Cuáles son los factores que afectan al deseo sexual de las mujeres?

¿y de los hombres?

 

pexels-photo-105880

 

Una vez descartadas las causas orgánicas y la ingesta de medicamentos, los principales causantes del bajo deseo sexual son psicológicos.

 

Las mujeres suelen verse más afectadas por el estrés, por el día a día, por los problemas acumulados y también por todo el cúmulo de trabajo que tienen. Mientras que los hombres suelen presentar este patrón cuando sienten ansiedad ante la relación, por no ser capaces de “cumplir” con lo esperado o porque en algún momento su erección ha perdido fuerza. Los problemas diarios y el estrés, no suele afectarles de igual forma que a las mujeres – por regla general, siempre hay excepciones.

 

Lo explicaré de otra forma para que sea más sencillo:

 

Imagínate las ventanitas del Windows. Puedes abrir tantas pantallas como quieras, ¿no es así? Pues lo mismo sucede en los hombres. Ellos son capaces de abrir una ventana nueva con cada suceso del día y, a pesar de haber tenido un mal día, llegar a casa y querer tener relaciones eróticas con su pareja.

Por el contrario, las mujeres vivimos en una especie de continuo. No sabemos abrir diferentes ventanitas independientes, por lo que todo lo que sucede a lo largo del día, e incluso de la semana, se va acumulando en nuestra espalda. De ahí que cuando lleguemos a casa nuestro deseo sexual esté por los suelos.”

 

¿Cómo solucionar la falta de deseo sexual?

 

A continuación, te cuento 5 trucos que puedes utilizar para aumentar el deseo sexual. Pueden ser utilizados tanto en hombres como en mujeres:

 

1. Estimula tu mente

 

pexels-photo-70252

 

La excitación, aunque no lo creamos, comienza en el cerebro. Si tienes bajo deseo o tu pareja lo tiene, podéis comenzar a leer literatura erótica, aunque es más divertido que comencéis a crear historias juntos. Estableced roles de juego, crear alguna fantasía y mantenerla durante todo el día. Al principio no tenéis por qué pensar en mantener relaciones sexuales, si no en crear una atmósfera diferente, más íntima y llena de confianza.

 

Por ejemplo, una de las dos partes puede ser un becario que va a una entrevista de trabajo, mientras que la otra será su jefa. Nadie tiene que saber que intercambiáis mensajes o llamadas a lo largo del día siguiendo esto. Podéis hablar todo lo que queráis, la imaginación es el límite y la excitación irá en aumento a lo largo de toda la jornada.

 

2. Mejora la confianza

 

Si no hay una buena confianza y comunicación, es imposible que la relación siga prosperando. Comenzad por cenar juntos, si es que no tenéis más tiempo en todo el día. Contaros qué tal os ha ido la jornada, cuáles son los cambios, las mejoras y qué os gustaría mejorar en un futuro cercano.

 

Compartir visiones de futuro y expectativas, a la vez que os apoyáis el uno en el otro, ayuda mucho a la hora de crear un ambiente óptimo.

 

3. Juegos eróticos a la carta

 

multiorgasmia calzoncillos inteligentes

 

A muchas personas el mero hecho de pensar en “tener sexo” les causa frustración y les pone los pelos de punta. ¿Por qué sucede esto? Porque muchas parejas han automatizado que una relación sexual se centra en el coito (pene-vagina). ¡Debemos dejar esto a un lado!

 

Imagina que el cuerpo de tu pareja es una especie de menú – olvídate de los genitales. Tu misión será averiguar qué otras partes del cuerpo le excitan y lo desconoce. Puedes utilizar tus labios, tu lengua, tus manos… incluso tu cuerpo u otros objetos para acariciar, rozar, toquetear… toda su extensión. Ten en cuenta que el órgano más grande del cuerpo es la piel. ¿Crees que tú deseo sexual no mejorará? ¡Propónselo a tu pareja!

 

4. Tareas y responsabilidades compartidas

 

Si quieres que tu pareja goce de un deseo sexual óptimo, lo mejor es que la ayudes a soportar la carga de responsabilidades que tiene encima. No es necesario que tomes el control de su vida, pero sí que le prepares la cena, le ayudes a hacer la compra o le realices algún recado que le ahorre tiempo. Esto ayudará a que su estrés disminuya y la armonía vuelva a restablecerse en vuestras vidas.

 

Recuerda: la relación es de dos, no de uno solo, por lo que las responsabilidades y tareas siempre deben ser compartidas.

 

5. Si eres soltero o soltera

 

pexels-photo-103123

 

Si eres una persona soltera y quieres mejorar tu deseo sexual puedes leer literatura erótica, realizar  el punto 3 con tu propio cuerpo, sin contar con una segunda persona –aunque si conoces a alguien que estaría dispuesto, ¡estupendo! – y comenzar a explorar qué te puede llegar a excitar más. Puedes optar por comprar aceites, lubricantes e incluso algún juguete sexual, para comenzar a explorar tu cuerpo. Utiliza algún espejo, cambia la forma de tocarte y la intensidad, ve descubriendo qué es lo que más te gusta – cada persona es única.

 

No sientas reparo, tu cuerpo es tuyo, de nadie más, así que es importante que lo conozcas mejor que nadie.

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies