“Si estás hasta el culo del año 2016 y deseas que acabe ya de una vez. Si has acumulado más decepciones que puntos positivos, entonces… ¡tú sí me entiendes!”

 

Por eso mismo, quiero empezar con buen pie y buenos propósitos. Creo que todos tenemos derecho a ser un poco más felices y obtener beneficio de lo que hacemos. Así que voy a celebrar el comienzo del Nuevo Año con la promesa de mejorar y de seguir adelante.

 

A pesar de que durante el proceso algo cambie, sé que siempre seguiré insistiendo. Conoces esa típica frase de ¿más vale intentarlo que no hacer nada? Pues eso mismo.

 

Ahora te explicaré por qué dentro de mis propósitos de 2017 no se incluye el buscar pareja o encontrar el amor.

 

1. He sufrido mucho este 2016

 

Desde pequeña me han dicho “quién bien te quiere te hará llorar”. CIERTO, A MEDIAS. ¿Por qué a medias? Porque ese amor, el amor que yo creía que era para siempre y eterno, el que me hizo subir a las nubes y bajar a los infiernos… me hizo llorar, me hizo sufrir y desear no existir.

 

Lo bueno, es que descubrí que quien realmente te quiere NO te hace sufrir. Te apoya, está a tu lado y es feliz con tus progresos. No te hunde en la miseria y te impide ser mejor persona. Así que “mi primero y último”.

 

2. Voy a prestarme más atención, ¡porque lo merezco!

 

 

Así de simple. Ya estoy cansada de pensar en los demás, de buscar que siempre estén bien y que en último momento sea yo la que recibe la palmadita en el hombro.

 

A partir de ahora me dedicaré tiempo.

 

Descansaré, me tomaré momentos para estar a solas conmigo misma, para relajarme y vivir. Esto también me ayudará a encontrarme, a conocerme mejor y a dejar de depender tanto de los demás.

 

3. Lo más importante: mi vida profesional

 

Mi vida profesional, en el panorama actual, es tan nefasta como la de la mayoría de personas que viven en España. Así que me planteo buscar algo mejor. ¡Para algo he gastado los mejores años de mi vida estudiando Derecho y Leyes!

 

Debo dejar de trabajar de camarera, en el McDonalds o repartiendo folletos por la calle. Es hora de que se me valore por lo que soy.

 

4. Quiero descubrir otros países y culturas

 

 

Por una razón o por otra, siempre me termino estancando. Si no es por una pareja, es por un trabajo, si no, por estudios. Así que a partir de ahora gobernaré mi propia vida. Incluso puede que decida viajar a otro país para trabajar y conocer otra cultura. Sin duda será una gran opción.

 

5. Soy una naranja completa, ¡nada de media!

 

Estoy cansada de que lleguen las comidas familiares, como ahora en Navidad, y me pregunten si sigo sola o si en algún momento pienso tener hijos. ¿No se han dado cuenta de que los tiempos han cambiado?

 

No necesito a nadie para completarme, soy una persona ENTERA, ¡completa!

 

Por si no lo has notado, sí, estoy enfadada con el mundo, con lo que todo el mundo dice y asume como la realidad. Debo decirte que cada cual decide su propio destino y su propia realidad. Nadie es dueño de nadie, así que no pueden condicionarte.

 

6. Vivir y ser libre

 

 

Si en algún momento aparece una persona especial en mi vida, deberemos estar en sintonía. Nada de amoldarme yo a ella, o ella a mí. Deberemos ser diferentes, pero también compartir cosas.

 

Mi pareja también tendrá su propio espacio, yo el mío y luego, ambos tendremos un espacio en conjunto. No soporto a esas parejas que dicen que “hacen todo juntas”, van en packs como los donuts y no permiten que una quede con los amigos sin la otra. Desesperante a la vez que asfixiante.

 

Así que bien, estos son mis propósitos. Espero que con ellos ayude a alguna persona más a decidirse y pensar qué está haciendo con su vida, si quiere que ésta siga así o si está dispuesta a cambiar.

 

Muchas gracias por esta oportunidad.

Sandra, 28

 

¡Hola! Te aviso que uso cookies propias y de terceros, si continúas navegando, es que estás de acuerdo. Lee nuestra política de cookies Cerrar ACEPTAR

Aviso de cookies